GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Una rata acorralada

Por Laura Aguilar Ramírez


Cuando mi hijo mayor nació, vivíamos en un departamento que me gustaba mucho. Era pequeño, pero acogedor.
En un edificio de departamentos en el cual los vecinos eran agradables. Me bustaba mucho ése edificio porque se tendía la ropa en la azotea y ahí se encontraba uno a algún vecino con quien conversar. De ésa manera se conoce a mucha gente en mi ciudad.

Teníamos una pequeña zotehuela en donde estaba el lavadero.
Pues bien, una mañana al abrir los ojos ví una rata, pero no una rata cualquiera... para mí era la madre de todas las ratas. Enorme, por lo menos yo así la ví.
Afortunadamente, estaba mi esposo.

Lo desperté y él se levantó rápidamente. Con un palo se puso a perseguirla.
Yo estaba aterrada, pues mi hijo tenía pocos días de nacido. Mi mamá me había platicado varias historias de los tiempos antiguos en los cuales ratas atacaban a los niños pequeños. En los tiempos de la revolución sucedieron muchas cosas horribles como ésa.

Así que yo les tenía pánico a las ratas y ésa era enorme y mi hijo tan pequeño.

La rata saltaba de un lado a otro. Finalmente, regresó por donde había entrado: el baño.

Como la zotehuela era pequeña, el lavadero estaba cercano a la ventana del baño y por ahí entró. Después de haber botado la coladera del patiecito, subir al lavadero y saltar al calentador, se metió por la ventana. La puerta de la recámara estaba abierta, así como la que conducía a la pequeña estancia-comedor-cocina.

Seguramente buscaba comida.

Pues bien, al regresar al baño mi esposo la acorraló en él, cerró la puerta y la rata trataba de saltar a la ventana... pero no podía.
Al verse acorralada, se volteó hacia mi esposo y quiso atacarlo. El fué más rápido y le dió un palazo que la hizo estrellarse con la pared.

Yo escuchaba aterrada sus chillidos.

Desde ése día, procuro tener bien tapadas las coladeras, las ventanas protegidas y la comida guardada en el refrigerador.

Hoy recordé ésta historia al enterarme del fallecimiento de un policía de la localidad. Intentó detener un asalto y los ladrones al huir, le dejaron ir el carro atropellándolo. Estuvo muy grave varias semanas y finalmente falleció.

Es lamentable la pérdida de una persona que en cumplimiento de su deber, es muerto. Su familia lo llorará y necesitará siempre. Pero por lo menos tienen la satisfacción de saber que era honrado en su trabajo, que defendió la patria en la que sus hijos nacieron y no dudó en poner su vida en riezgo para cumplir con su deber.

Sin embargo, y a pesar de poder ser juzgada como equivocada, puedo imaginar del otro lado la familia del ahora asesino. Porque seguramente tiene familia. El poco orgullo que puede producir en ellos alguien así.

Y no puedo evitar el irme hasta la cuna en la que una madre amorosa lo recibió y meció. Porque seguramente tuvo una madre.
Seguramente sus familiares lo fueron a ver en su nacimiento, lo cubrieron con una cobija, lo cuidaron lo mejor que pudieron.

¿Qué pasa entonces? ¿Porqué alguien que nació y fué amado al nacer, termina siendo un asesino?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores