GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La paz del Señor

Estas palabras las escuchamos en cada misa.
Es de las muchas cosas que repito sin meditar. El día de hoy empecé a pensar sobre éstas palabras.

He aquí algunas de ésas reflexiones:

-El Señor le pidió a Pedro (porque Jesús pedía, solicitaba, no ordenaba aún cuando podía hacerlo. Sólo recuerdo haber leído que ordenara algo cuando acalló a la tormenta en el lago) que APACENTARA a sus ovejas.

Siempre pensé que ésto significaba dirigir a las ovejas y hoy llegué a otra conclusión: Apacentar es calmar, es pacificar.

Jesús le pidió a Pedro nos apacentara a sus ovejas porque iba a ir a hacernos un lugar en la casa del Padre y sabía que nos llenaríamos de temor ante las dificultades. Y se lo pidió a Pedro, aquel que lo negó 3 veces (seguramente por temor). Y se lo pidió a Pedro, aquel que se llenaba de ira y trató de cortar la oreja de quien se iba a llevar a su salvador, a aquel que lo llenaba de confianza y acallaba dentro el miedo.
Y se lo pidió a Pedro seguramente porque sabía que vencería su propio temor al calmar el de los otros.
Y se lo pidió a Pedro, a aquel que le dijo al verlo caminar sobre el agua: "ordéname ir a tí e iré" y caminó sobre el agua y en un momento de titubeo, cayó a ella y Jesús lo rescató.

Y se lo pidió a Pedro, a aquel que fué testigo de tantas y tantas maravillas y aún así dudó tantas veces. Y se lo pidió a Pedro, porque Jesús nos conoce personalmente y sabe de lo que cada uno somos capaces de hacer. Nos conoce mejor que nosotros mismos.

Y Pedro apacentó a sus ovejas, las calmó y sigue haciéndolo através de sus sucesores a lo largo de éstos 2000 años en que hemos estado sin la presencia física de Jesús, pero dirigidos por su Espíritu Santo.

También San Francisco el "pobrecito de Asís" pide ser un instrumento de Su Paz.

En cada misa nos damos Fraternalmente la Paz del Señor.

Entonces es muy importante mantener ésa Paz que parece permanecer en uno, por lo menos en mí tan poco tiempo. Me lleno de temores justificados y no justificados.

El día de hoy, estuve rodeada de personas cristianas de otra denominación religiosa y mi corazón se empezó a llenar de temor por un momento. Recordé el daño tan grande que me hicieron algunos que también se llaman cristianos, aprovechando mi ignorancia de la Palabra de Dios, aprovechando mi desconocimiento de la existencia de otras sectas y aprovechando mis propios temores.

Me llené de un miedo terrible que me llevó a hundirme en el agua como Pedro en el lago y como a Pedro, Jesús me rescató de hundirme. Estuve sumida ahí por cuatro largos años y el rescate no fué sencillo. Pasaron cerca de 8 años de intenso trabajo para poder pisar tierra firme.

Sólo el Espíritu Santo me ha guiado en éstos años y hoy ya no hubo temor, pero sí resentimiento hacia ésos grupos y resentimiento hacia los mismos católicos que profesan mi fé.
Afortunadamente sólo fué por un momento. Al verme rodeada por ellos, sólo pensé en proteger a aquellos que comparten mi fé de ellos y me dió una fiebre de recordarles que su Iglesia los necesita, que Dios los llama a su lado.

Y fué entonces que empecé a meditar sobre la Paz, sobre lo que significa realmente:
Fé en Jesús, Fé en su protección, Fé en que El está conmigo y que junto a El estoy protegida, cubierta en su manto como pedimos en la Oración a la Divina Misericordia.

Y recobré la paz y pude quitar de mí un poco de ésos resentimientos y temores que me infunden.

Deseo que la Paz del Señor permanezca en cada uno de aquellos que hacen el favor de leerme, pero deseo más que meditemos en lo que realmente significa ésa gran bendición que Jesús nos proporciona con sólo invocar su Nombre Santo.

Por ello, mi saludo es Paz y Bien a todos ustedes.

Señor, haz de mi un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor.
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón.
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión.
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad.
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe.
Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza.
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz.
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría.

Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar,
ser comprendido, cuanto comprender,
ser amado, cuanto amar.

Porque es dándose como se recibe,
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo,
es perdonando, como se es perdonado,
es muriendo como se resucita a la vida eterna.

(Autoría atribuída a San Francisco de Asís)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores