GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Yo tengo un sueño



























UNA PROMESA

Hace muchos años, cuando tenía 11 hice una promesa a una
persona especial.
Prometí ayudar a niños como yo en ése entonces.

¿Cómo era yo? Tal vez te preguntes.

Era una niña que no creció con sus padres por circunstancias que trataré de explicar. Crecí junto a mi hermana y nos cuidó mi abuelita paterna. Llegamos a ella de 9 meses y de 2 años respectivamente.

Crecimos de aquí para allá a su lado, hasta que llegó a nuestra vida un ángel en forma de mujer. Por lo menos así la veía yo.

Fué la esposa de mi papá. La novia de su juventud a quien dejó casi casi al pie del altar por una noche loca.

De ésa noche loca nació mi hermana y después yo. Las cosas entre nuestros padres no funcionaron nunca realmente y terminaron por separarse.

En un intento por reconciliarse nació mi otro hermano. Mi mamá quedó embarazada y mi papá no lo supo. Cuando mi mamá fué a verlo para decirselo, él no le creyó. A mi mamá le sucedió lo que Pedro y el lobo, acostumbraba decir mentiras a mi papá acerca de adonde iba. Dicen que no hagas cosas buenas que parezcan malas y mi mamá se iba a ver a su mamá sin decirselo. No faltó quien aprovechara para meter cizaña y rompieron. Ambos tenían un carácter muy fuerte y finalmente terminaron. Mi hermano creció junto a la abuelita materna.

Mi papá tomó por su rumbo y mi mamá por el suyo. Y llegó otra mujer a nuestra vida, que se fué finalmente porque no funcionó la unión. No nos quería junto a ella y junto a nuestros otros hermanos nacidos de ésa unión.

Por fin el amor se abrió paso en el corazón de mi padre y fué a buscar a la novia de su juventud. La encontró soltera; no había querido casarse con nadie.

El amor todo lo vence, el amor todo lo puede y ella nos recibió como hijos suyos a pesar de ser hijos de otra mujer.

Esa mujer se llamó Sara y fué la que le dió a mi padre la estabilidad que necesitaba en su vida y por lo tanto, en la nuestra.

Con ella llegaron cosas buenas. Entré a un internado en el que aprendí muchas cosas, conviví con otras niñas en situaciones parecidas a la mía. Era dirigido por otro ángel con cara de mujer llamado Delta.

Ella laboraba en un sitio de gente adinerada y dirigía el internado para niñas como yo. Pertenecía a una Asociación dedicada a ayudar a los niños. Mantenían dos internados: uno para niños y otro para niñas.

Ahí aprendí muchos valores como el amor desinteresado hacia los demás. Hasta ése momento, había conocido personas que no hacen nada por otros si no les reporta algún beneficio.
Ahí conocí por fin a personas con buen corazón que sembraron una semilla en mí que ha tardado mucho en germinar, pero que finalmente se abrió paso acallando las voces con que el mundo llena la conciencia, aplastándola y dejándola sumida.

Prometí regresar y enseñar inglés o mecanografía o algo que les fuera útil. No siempre las promesas se pueden cumplir tal como uno deseara. La vida me ha puesto en otro lugar en donde puedo realizarlo, lo importante es que cunda el ejemplo de personas como ellas.

Si pudiera resumir ésos momentos de mi niñez, pudiera decir que volaron ángeles a mi alrededor que cuidaron de mí y de mis hermanos.

A los ángeles de mi infancia dedico el bien que pudiera salir de mi labor:
Mi abuelita, Sarita y la Señorita Delta.

Mi amor, mis recuerdos y mi agradecimiento.

¿Y el sueño que tengo? tal vez te preguntes. El que ángeles vuelen sobre las ciudades auxiliando a aquellos que lo necesitan tanto como yo lo necesité en mi infancia, que sus aleteos sean una brisa refrescante sobre nosotros, que su amor sea agua que alivie el ardor de nuestros cuerpos y la sed de nuestra alma.

Dios lo quiera así.
Y si me juzga digna de ello, me proporcione lo necesario para poner mi gotita en ésa labor.

Amén.

[BarraRosasCTV_33a.gif]

























Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores