GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Qué mejor herencia puedo dejarle a mis hijos?

Alguna vez platicando con una persona, me preguntó cuál era la herencia que me gustaría dejarle a mis hijos. Sin pensarlo mucho respondí que una casa. El me dijo que una buena educación escolar.

Al cabo de un tiempo, perdimos la casita que estábamos pagando y en donde teníamos un pequeño negocio y tuvimos que emigrar a otro estado. Ahí cambié de parecer respecto a lo que me parecía mejor dejarle a mis hijos. Me dí cuenta que aún perdiendo una casa y un negocio, seguíamos siendo familia.

Pensé entonces que una familia era lo mejor que podía dejarles como herencia.

Por cuidar el entorno familiar y no discutir con los familiares, partimos de nuevo hacia tierras más lejanas; extrañé hasta casi morir a los familiares. Recordaba los momentos vividos, lo que me dieron y lo que les brindé. Estuve a punto de hundirme, entré en una depresión que me llevó a estar perdida por casi 4 años. Y terminé por descubrir que los familiares nunca están cuando los necesitas, que puedes darle lo que ellos necesitan pero no esperes nunca te lo regresen porque tus pensamientos y sentimientos no son los mismos que los de ellos.

Me sentí sóla, vacía, sin nada de lo que siempre creí importante y entonces descubrí a Dios que me sacó de ése pozo profundo en el que estaba sumida. Descubrí que Dios me dió la vida para vivirla.

Después Dios me devolvió una casa y descubrí que Dios me quiere tanto que nunca ha permitido que viva en la calle, que me falte un techo encima de mi cabeza.

Después pensé que lo mejor que podía dejarle a mis hijos era un nombre limpio, un nombre que les permita mantener en alto su cabeza, sentirse satisfechos de lo que sus padres les hemos brindado estando en condiciones de bienestar y estando en condiciones no tan agradables.

Y estuve más cerca de la verdad.

Un buen nombre para mí consiste en dejar en los demás el recuerdo de haber sido una persona confiable, alguien a quien podían recurrir y no salir con las manos vacías.
Al voltear atrás la mirada pude ver el sendero andado, hice un balance de ello y terminé por descubrir que está lleno de buenas acciones hechas a otros, que hay algunos agujeros negros que fueron abiertos por mis malas acciones, pero rellenos por la buena voluntad.

Descubrí a las personas que verdaderamente han estado siempre en mi vida, aquellos que realmente me han amado. Son muy pocos, pero han bastado para llenar mi vida. Mis padres y posteriormente, mis hijos. Y he descubierto que lo mejor que puedo dejarles es el ejemplo de la vida de mis padres, el mismo que he tratado de seguir. El camino que ellos me marcaron es el mismo que yo he seguido y no me arrepiento de haberlo hecho.

No creo haya personas a las que se me haya olvidado pagarles un favor, un dinero, una atención.
No creo haya personas a las que se me haya olvidado hacerles un bien si ha estado en mis manos hacerlo.
No creo haya personas a las que se me haya olvidado decirles lo que pienso si con ello puedo hacer algo para que mejoren.
No creo haya personas a las que se me haya olvidado escuchar cuando han pedido ser escuchadas.
Y todo ello porque mis padres lo hicieron antes conmigo.

Es cierto que hubo cosas que no me hubiera gustado hacer, como reprender a mis hijos. Tampoco hubiera querido darles algunos golpes cuando no entendían. A mí también me los dieron y no por éso sentí resentimientos con mis padres porque fueron justos y no sólo porque no les diera lata.

Ha habido cosas de las que me arrepiento como el no haber tenido más tiempo para platicar con ellos por trabajar para auxiliar en los gastos de la casa.

Mi padre era un hombre alegre al que siempre ví como un roble. Junto a él me sentía segura, aunque a veces no me gustaran mucho sus acciones. Llegó el momento en que entendí todas y cada una de ellas.

Mi madre era una mujer sencilla a la que siempre ví como un refugio y junto a ella me sentía amada.

Ellos son los dos pilares sobre los que se basó mi vida. Sólo espero que mis hijos digan lo mismo de sus padres cuando llegue el momento de hacer un balance.

Es por ello que no espero ya dejarles una herencia material. Lle pido a Dios me guie para dejarles un buen nombre que les permite andar con la cabeza alta y un buen ejemplo de vida que puedan recordar en los momentos difíciles y que les permita gozar de los momentos felices.

Sólo le pido a Dios poder decirle cuando me llame a su lado: "Dios, aquí están los talentos que me entregaste, duplicados gracias a tu guía; los hijos que me prestaste, a los cuales intenté guiar lo mejor que pude. Si he errado ha sido por mis faltas y si he triunfado, ha sido gracias a Tí".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores