GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

La señorita Delta

Quiero compartir la carta que he enviado a la Directora del internado en donde estuve durante 4 años que dejaron en mi vida una profunda huella. Quiero que sea un reconocimiento pública a personas como la Srita. Delta que dedican su vida a educar niños sin esperar nada a cambio.
Dan su vida por otros de una manera muy bella.

Srita. Delta Domínguez García
Asociación “Amigos de los niños”


Estimada y muy recordada Srita. Delta:

Me llamo Laura Aguilar Ramírez. Soy una de las muchas niñas que han pasado por el Internado “Amanecer”.
Hace 43 años tuve la fortuna de estar en ése internado en donde cambiaron mi vida para bien.

Seguramente no me recuerda, porque son muchos años los que han pasado desde entonces. Yo la recuerdo a Ud y a cada una de las personas que forman el Patronato de la Asociación con mucho cariño, respeto y agradecimiento.

No pasa un día de mi vida en que no tenga presente alguna de las muchas cosas que aprendí ahí y de las cuales me he valido durante toda mi vida: el valor de la solidaridad para con los demás, el valor del respeto hacia los otros, pero sobre todo el dar sin esperar recibir nada a cambio tal como lo han hecho ustedes.

Recuerdo una promesa que hice al salir de ése Internado y la cual no he podido cumplir: Regresar algún día para enseñarles a las niñas algo, tal como lo hicieron conmigo.

No todas las promesas se pueden cumplir, ¿verdad? Por lo menos no totalmente, pero puedo hacerlo por medio de éstas líneas, las cuales le ruego lea a todas las actuales ocupantes del recinto en donde pasé 4 de los mejores años de mi vida. Puede decirles que lo que ustedes han sembrado no sólo en mí, sino seguramente en muchas otras como yo, son semillas de amor, de agradecimiento, de respeto, de dedicación, de fidelidad y que ésas semillas dan fruto toda la vida, que cada una de las actividades que ahí se realizan dejarán una profunda huella en ellas que las acompañará toda su vida y nunca volverán a ser las mismas. Su vida cambiará para bien como ha sido en la mía.

Recuerdo a cada una de las chicas que me acompañaron durante ésos 4 años y las recuerdo con mucho cariño. Cada una de ellas dejó una huella en mí imborrable, con sus distintas formas de ser. Recuerdo las noches acompañando a Rosa María (una de las que duró más tiempo y terminó una carrera de Secretaria Bilingüe); recuerdo muchas madrugadas en que salí con otra compañera a ver el amanecer; recuerdo a otras con las cuales jugué a formar figuras con las nubes o a preparar “comida” con las hojas caídas de los árboles. Tantos y tantos recuerdos que se agolpan en mi mente de momentos dichosos gracias a ustedes.

Cada día sigo cumpliendo con la Promesa guía: Hacer una buena acción diaria. Asi que he pasado 15695 días haciendo algo útil para mí y para los demás y eso es sólo una de las muchas cosas en las que ustedes son copartidarias jajaja.

Puede estar segura que todas las enseñanzas que aprendí de usted particularmente no han sido vanas. Gracias a ellas he podido a mi vez ayudar a los niños de mi familia (ahora ya adultos casados y con hijos). Lo poco o mucho que yo he hecho por otros, ha sido gracias a lo que ustedes hicieron por mí. Soy una parte de la masa fermentada a la cual ustedes pusieron levadura.

Me gustaría decirle que recuerdo en particular su deseo de que yo fuera la primer niña del internado “Amanecer” que asistiera a la Universidad. Me hizo el honor de ofrecerme su ayuda para estudiar Filosofía y letras, porque vió en mí las cualidades para ello, supongo.

No terminé una carrera universitaria, ni deseaba hacerlo. Me ha bastado con lo que ahí me enseñaron para ser una persona de bien.

Me casé hace 31 años, tuve 3 hijos: mi primera nena falleció a los dos meses de nacida, pero tengo otros dos hijos que han sido mi fortaleza. El mayor se llama Juan Francico Núñez Peña y es Lic en Actividad Física, trabaja en el CICESE que es un centro de estudios superiores aquí en Ensenada. Mi otro hijo llamdo Gabriel Alejandro Núñez Peña estudia Arquitectura en la UABC y le falta semestre y medio para terminar su carrera.
Esos son frutos que puede también contar entre los frutos de las semillas sembradas por Usted en mí.

Sigo escribiendo como lo hacía de niña. Sigo leyendo como lo hacía entonces, en que me bebí prácticamente los libros del librero del hall inferior y de los cuales tengo tan bonitos recuerdos. Esos libros fueron mis primeros amigos y son tan bellos. En ellos leí cuentos árabes, hindúes, japoneses, chinos, etc que después repetía a mis compañeras en las noches cuando no podían dormirse.
En ellos me enteré de vidas de pintores, escultores, músicos. En ellos empecé a conocer el mundo y a querer a la gente que en él vive.

Recuerdo el Cuadro de Honor sobre la chimenea en donde permanecí durante los 4 años que estuve ahí y lo hice sólo como agradecimiento a Ud, porque apreciaba aún siendo niña, el esfuerzo y la dedicación con que atendía los asuntos del Internado en donde 54 niñas en ése entonces, crecíamos bajo su cuidado. Me recuerdo mirando ése Cuadro de honor cada mes para comprobar que mi nombre aparecía en él porque sabía que eso le agradaba a Ud y a mi abuelita qpd., quienes han sido en mi vida dos ángeles enviados por Dios para ayudar a una niña como yo a quien su madre biológica dio al separarse mis padres.

Sin gente como ustedes, mi vida hubiera sido como la de muchos niños en mi situación; una vida de rodar sin sentido, en lugar de ser una vida provechosa.

Recuerdo a la Srita. Maeda en su silla de ruedas con la amabilidad con que nos trataba.
Recuerdo una visita a la casa de otro miembro del Patronato para llevarle el cuento del ratón de los dientes a un niño recién nacido.
Recuerdo las muchas excursiones en San Jerónimo y a otros lados a las cuales tuve la dicha de ir, gracias a mi esfuerzo en la escuela y en el Internado.

Recuerdo sobre todo, un viaje que hice a Disney World como premio a mis buenas calificaciones. Recuerdo el concurso en donde me gané ése viaje, gracias a mi buena ortografía, jajajja.
Recuerdo las tardes en el estudio. Usted sentada en el escritorio revisando tareas, ayudando a las niñas en ellas y de “ver dan ganas” jajaja Yo procuraba imitarla y así terminé siendo su ayudante secreta. Empecé a auxiliar a mis compañeras en sus tareas.

Fue Usted mi “ídola” jajaja, mi inspiración a ser mejor persona. De ver su dedicación hacia nosotras nació mi deseo de ser profesora. Deseo que no pudo ser, ya que mi abuelita no tenía los recursos para hacerlo.
Sin embargo, no me siento frustrada por ello, ya que Dios sabe el porqué y cómo hace las cosas. Y seguramente me necesitaba como soy porque de ésa manera pude ayudar en mi casa de mejor modo.

Estoy llorando de emoción al saber que mis letras van a llegar a quien fue por tanto tiempo mi ideal de persona. La quiero mucho, Srita. Delta.

Su “tortuga” fué finalmente rebasada por la liebre, jajjaj. En mí no se cumplió aquello de la tortuguita que gana a la liebre, como me ponía de ejemplo a mis compañeras. La vida dió a cada quien lo suyo: y Yolanda, mi “rival” o “competidora” terminó una carrera de Odontología según supe después. Ella tenía un coeficiente intelectual más alto que el mío (era la liebre) y ganó en la carrera, jajajaja. Como debe ser. Los cuentos son sólo cuentos de fábula. La vida es otra y en ella, las cosas son como Dios quiere que sean.
Ella necesitaba tanto ése reconocimiento que fue un estímulo para terminar su carrera y yo necesitaba lo que obtuve: el aprecio de mis compañeras, con lo cual mis 4 años ahí fueron todo un éxito.

Después he sabido lo que es Filosofía: el estudio del amor y Amor es lo que aprendí a dar ahí, a apreciar ahí. Asi que si bien no tengo un título universitario que diga que soy Lic en Filosofía y Letras, tenga por seguro que aprendí del amor más que en cualquier Universidad y aprendí de letras más que en la UNAM jajaja.
Con lo cual, usted tuvo razón: soy filósofa por nacimiento y escritora por convicción.

La invito a ver el fruto de las semillas que sembró en mí. Escribo una página web llamada “Retazos y puntadas” http://retazosypuntadas.blogspot.com
Sitio que nació de la promesa hecha hace ya tantos años a usted en una carta que escribí como escribe cada una de las niñas al terminar el año escolar. La mía decía que regresaría a enseñar algo a las niñas como un agradecimiento de lo que se hizo por mí.

Este es el cumplimiento de mi promesa. En ésa página está mucho de lo que he aprendido desde mis años en el internado y a través de mi vida. Esa página es sólo una imitación de personas como Ud y como los miembros de la Asociación “Amigos de los niños”.

Espero reciba éstas líneas y espero haber sido lo bastante elocuente para hacerle patente todo el amor que sembró en mí y que ésas semillas han dado fruto de vida útil a mi país, a mi familia, a mis hijos, a mi esposo, a la familia de mi esposo, como seguramente han dado fruto muchas de las demás semillas.

Una sóla persona puede hacer mucho como Ud lo ha hecho en tantas niñas.

Con todo mi amor, agradecimiento y profundo respeto, me despido de mi querida maestra y ejemplo de vida.

Laura Aguilar Ramírez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores