GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

A mi suegra

¿Qué no es capaz una mujer de hacer por hijos de otros, no sólo por los que nacen de su vientre sino por otros que no lo son?
Tengo una perrita que amamanta gatitos.
Lo singular no es que amamante gatitos, sino que amamanta a los gatitos de una gata que está amamantando gatitos recién nacidos.

Por supuesto que yo no soy un animal irracional, porque tengo alma dada por Dios. Sin embargo, puedo ver lo maravilloso que es Dios en su creación que ha dotado a un animal, de ése sentido de maternidad que le permite alimentar a un animal no nacido de ella y de otra raza.

Mi abuelita me crió siendo hija de otra mujer. Eso tiene gran valor por supuesto, pero era yo de su sangre, hija de su propio hijo.

Sin embargo, hubo otra mujer que cuidó de mí sin ser de su sangre: mi suegra.
Recuerdo que le decían: "¿qué te preocupas de ella, qué no tiene madre?"
Y ella se abrió a mí y yo me abrí a ella.

Me quiso y la quise. Y através de ella, aprendí a amar a sus hijos y a los suyos.

He visto que muchas mujeres pelean o no se llevan bien como suegra y nuera
Yo aún no lo soy, así que no sé lo que es ser suegra.
Sólo puedo decir que tuve una buena suegra.
Que al principio llegó a haber algunos roces, sobre todo de mi parte que me sentí atacada por ella. Sin embargo, poco a poco ésos roces fueron desapareciendo, llegando a ser alguien muy cercano a ella.

Sin ella, mi matrimonio hubiera sido muy difícil, dado el carácter de mi esposo y el mío propio. De ella aprendí a callar; aprendí a cambiar mi forma algo dura por una sonrisa.
Con mi mamá aprendí valores, fé en Dios. Con mi suegra terminé de formarme. Ella agregó a mi vida un dejar de cargar con lo que no me corresponde.

Mi mamá fué madre soltera. Ella sacaba adealante la casa. No fué sencilla su vida. Así que aprendí a ayudarla. Me nacía ayudarla como me diera a entender mis escasos añps. Desde niña cargué con responsabilidades que no me correspondían.
Fuí una adolescentes muy responsable. Crecí y maduré distinto a muchas chicas. A los 9 años cuidaba yo de niñas. A los 14 sabía llevar un hogar de 4 niños.

A los 16 años en un grupo de NA aprendí a compartir con otros mis cargas. Pero seguía siendo una chica algo taciturna.

Cuando llegué con mi suegra, llegó a mi vida la alegría de vivir. Con ella disfruté lo que no había disfrutado. Ella me brindó alegría. A cambio yo le brindé lo que había aprendido.

Ella me permitía darle mi experiencia a pesar de ser yo menor que ella.

Creció con su mamá y sus hermanos ya que su papá fué muy duro con ellos. Se alejaron y vivieron juntos. Con el tiempo, volvieron a convivir con su papá aunque no vivía con su mamá. Eran 6 hermanos y aprendieron a vivir alegres.

Esa manera de enfrentar la vida con una sonrisa en la boca, fué lo que ella me enseñó. Aún en los momentos más duros su sonrisa no se borraba.

Sufrió con su suegra porque ambas tenían un carácer difícil. Seguramente éso le ayudó a entenderme mejor y a sus otras dos nueras también.

Yo creo que una suegra salvando las comparaciones naturales, debe ser como mi perrita que alimenta a dos gatitos a pesar de no ser de la misma raza.

Mi suegra sufrió por mi causa y por la de sus otras nueras, ahora me doy cuenta. Sus hijas no siempre entendieron ése lazo que se estableció entre nosotras. Sobre todo cuando una de ellas vivía lejos y no contaba con una suegra como la suya.

Considero que una buena suegra lo es porque la nuera también pone de su parte.
Tenemos la idea de que las personas mayores sólo por serlo, saben más que una persona joven. Y yo creo porque así lo he vivido, que todos tenemos necesidad de todos.

Un bebé recién nacido nos brinda su naturalidad, la frescura que vamos perdiendo con la edad.
Un adolescente nos brinda su empuje, su fuego interno.
Un joven nos brinda su energía y fortaleza.
Un adulto nos brinda su experiencia.

Cuando se vive en familia, generación junto a generación entonces se logra la alegría que había en la casa de mi suegra, donde niños, padres, abuelos y bisabuela convivíamos. Donde se visitaba a los tíos, a los primos.
Una vida familiar rica brinda alegría.

En la familia de mi suegra faltaba lo que yo tengo: una formación en valores, una formación en disciplina, responsabilidad, etc.
Y en la mía falta lo que ellos tienen: una alegría de vivir.

Mi familia es responsable, tanto que tendemos a ser duros.
Su familia es alegre, tanto que tiende al libertinaje.

Cuando ambas se unen, se logra algo bueno.
Cuando alguien como mi suegra, cede un poco y permite entren personas como yo en su familia, las cosas mejoran.
Cuando alguien como yo, cede un poco y permite que entren personas alegres en su vida, todo mejora.

Soy bisnieta de una española, que sufrió la muerte de su único hijo, quien se unió a mi abuelita con la que tuvo un único hijo: mi padre. Su corazón se endureció por la muerte de su hijo.
Soy nieta de una mexicana con una fé de niño, que necesitaba guía y no la tuvo.
Soy nuera de una mexicana con una alegría que necesitaba un freno para no desbordarse.
Ellas han sido quienes han formado mi carácter y lo que soy.

Ellas con su experiencia, con la vida que llevaron formaron mi forma de ser.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores