GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Mi llegada a Ensenada


Esta es la segunda parte de "Viscisitudes de una familia chilanga en Ensenada".
Llegué junto con mis dos hijos a casa de un familiar; mi esposo se había quedado en Puebla, lugar al que fuimos cuando la crisis del 94 nos pegó tan duro y tuvimos que traspasar el condominio horizontal que estabamos pagando con crédito de Infonavit.

Mi esposo perdió su empleo, como muchos en ése año. Sobrevivimos durante 1 año mas, vendiendo desde carnitas, dulces hasta productos de casa en casa. Pero finalmente tuvimos que enfrentarnos al desempleo, a la pérdida de nuestro pedacito y tomamos camino hacia Puebla con familiares de mi esposo.
Ahí la crisis estaba igual y partimos de nuevo ésta vez rumbo a Ensenada, muuuuy lejos de nuestra Ciudad. Llegamos con $500.00 en la bolsa, dos niños y muchas esperanzas e incertidumbres. Fuimos recibidos muy bien por mis familiares.

Desgraciadamente, nunca falta quien trate de meter cizaña entre las personas y tuve que dejar la casa de mis familiares para no tener problemas con ellos y llegar a un rompimiento que fuera dañino para todos.
Y ahí empezó la aventura de encajar en un lugar tan distinto a donde soy originaria. Distinto por lo lejano y distinto por las costumbres.

No ha sido fácil hacerlo, pero así como hay personas que tratan de meter cizaña, hay muchas otras que ayudan a uno. Yo fuí afortunada de encontar a personas de tan buen corazón que me ayudaron a adaptarme, que me ayudaron a superar la pérdida tan grande que supone el perder una casa, una posición, una familia.

Sólo alguien como yo, podía entenderme y ayudarme. Mi "hada madrina" se llamó Doña Tere. Ella, al igual que yo, perdió una casita y tuvo que emigrar con un hijo, una nuera y dos nietos. Afortunadamente encontró un buen hombre con el que formó un hogar muy podre, pero con mucho cariño. Ellos me brindaron su amistad, su comprensión y su ayuda.

Ella falleció hace unos años, pero siempre la recuerdo con mucho cariño. Ella antes que a mí, recibió a mi familiar que llegó a residir aquí después de ser deportado de Estados unidos. Su hijo le ayudó a establecerse, a acostumbrarse.... tanto, que terminó casándose con su cuñada jajaja.

Dicen que nunca falta un roto para un descosido. Pues bien, mi familiar era un roto y la que es ahora su esposa, era una descosida. El estaba sólo y ella con una niña en brazos. Terminaron por encontrarse y darse el uno al otro lo que necesitaban: él, una familia y ella unos brazos que la sostuvieran.

La familia de Doña Tere lo recibió con los brazos abiertos y él pudo adaptarse aquí. Cuando llegué con mis hijos, también Doña Tere me recibió y através de sus nietos y su hijo, me ayudó.

Le estoy muy agradecida a su familia por haberme ayudado tanto. Con ellos aprendí que en la pobreza se sabe querer. No es que yo fuera rica, nunca lo he sido. Y menos yo, que crecí sin padres y adoptada por mi abuelita. Pero nunca había tenido tanta necesidad como cuando llegué aquí. Y encontré unas manos generosas que me ayudaron.

Descanse en paz, Doña Tere. Nunca olvidaré lo que su familia hizo por la mía.
Y como pagar es corresponder, siempre he tratado de ayudarlos en lo que yo he podido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores