GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Qué te trajeron los Reyes?

Esta es la primera frase que escuchaba un niño el tan esperado 6 de Enero. Por lo menos los niños de mi generación, de la generación de mis sobrinos y de mis hijos.

Y se repetía una y otra y otra vez a lo largo del día de Reyes. Y aún después cuando se visitaba a los parientes unos días después.

Y es que el 6 de Enero, el Día en que los reyes magos dejaban bajo nuestro árbol o junto a nuestra cama los esperados juguetes era un día muy especial para los niños. El día que se esperaba aquello que se había pedido, en respuesta a lo bien que nos habíamos portado a lo largo del año.

Bueno... no tan bien muchas veces. O mejor dicho, casi nunca. Bien, bien, lo que se dice portarse bien, tal vez dos o tres días antes de Reyes. Afortunadamente los reyes magos no tienen tan buena memoria como algunos papás. Para ése día se había olvidado la rotura de una puerta con un patinetazo o la rotura de una mesa de cristal en casa de alguna tía o tal vez la infinidad de veces en que siendo "egoístas" no dejamos que un pequeño primito destrozara nuestro tan amado Family o acabara con nuestros juguetes preferidos.

No. Ese día nadie recordaba aquellas pequeñas desgracias que en su momento hicieron tan difíciles nuestros días infantiles. Ese día todo era alegría.

Levantarse a las 5 de la mañana era cosa corriente. Correr hacia donde sabíamos nos esperaban los juguetes relucientes de nuevos junto a nuestros dulces, abrirlos, poner pilas, probarlos era lo primero.

Después salir a la calle y ver a toooodos los amiguitos jugando y estrenando era la parte mas bonita.

-¿Qué te trajeron los reyes?- te preguntaba Jaimito.
-Un balón, una portería y..... mis "Caballeros del zodiaco"- decías, tratando de no sonar demasiado triunfalista ya que eran los esperados por todo el chiquillerío. Y a tí?

-Una pelota y unos soldaditos- contestaba Jaimito, mientras sus ojos se iban tras mi reluciente Caballero del zodiaco que él también había pedido, pero que no le habían traido.

Yo creo que era porque no había lanzado su carta en un globo como mi hermano y yo. O tal vez porque no la había escrito con su mejor letra y con dibujitos (para que los reyes magos no se equivocaran había que señalarles exactamente lo que se deseaba)
O tal vez fuera porque no había ido a la Alameda a fotografiarse con ellos como mis papás, mi hermano y yo.
O quizás pidió denasiados juguetes. Todo mundo sabe que sólo traen tres juguetes por niño porque somos muchos niños y debe alcanzar para todos.

Lo cierto es que estábamos felices con nuestros juguetes.

A mi hermano menor siempre le traían como a mí, lo que pedía. Y pasábamos días antes del 6 de Enero. ... ¿días? meses, mejor dicho, escogiendo nuestros 3 juguetes. Y había tanto de dónde escoger.
Asi que nos poníamos de acuerdo: "tú pides a Aries y yo pido a Capricornio". Tú pides un balón de basquet y yo pido uno de fut.

¿Nos poníamos de acuerdo, dije? Bueno... tal vez no precisamente. Era mi hermano menor y todos saben que los hermanos menores desean complacer a sus hermanos mayores, asi que como yo deseaba tanto el balón de basquet como el de fut, pues me "ponía de acuerdo" (o mejor dicho, convencía) a mi hermanito de que sería fabuloso que pidiera un balón de basquet (cuando a él ni siquiera le gustaba el basquetbol)

El 6 de Enero es mucho más que el día en que se estrenan juguetes, es el día en que se hacen pactos con los hermanos, con los amigos: "Tú me prestas tu balón, yo te presto mi bici"
"Qué padre, ya tenemos portería para nuestros partiditos".

Es un día en que la generosidad brilla, en que todos nos sentimos buenos (al fin y al cabo, hemos sido premiados por nuestro buen comportamiento)

Y para rematar tan bonito día, en la noche comemos rosca de reyes esperando encontrar el muñequito en el pedazo del otro para que ponga los tamales el día 2 de Febrero.

Esos son mis recuerdos infantiles de éste día tan hermoso. Nada que ver con el Santa estadounidense que viene en Navidad trayendo juguetes. Allá no se ven las cales llenas de chiquillos riendo y compartiendo sus juguetes con sus amiguitos.

A mí francamente, éso de que un gordinflón se meta en un chimenea para dejar los regalos como que no me suena bien. Empezando porque nosotros no tenemos chimenea, ni la necesitamos. Siguiendo porque no fué Santa claus el invitado a recibir al Niño Dios en el pesebre de Belém, sino los 3 reyes magos que viajando durante muchos días en su caballo, su camello y su elefante. llegaron finalmente ante el Niño a dejarle sus regalos.

Asi que definitivamente, yo seguiré siendo fiel a los Reyes Magos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores