GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

¿Mala madre?

Un chaval, mientras está dándose un chapuzón en la playa de Pientzia, es arrastrado por una corriente de remolino; en cuanto se ve en peligro, grita: ¡mamá, mamá! Agita los brazos como puede, pidiendo auxilio desesperadamente.

Con dificultad, de vez en cuando, logra sacar la cabeza y puede ver en la orilla a su madre, que pacíficamente broncea su piel en una hamaca. Su única esperanza es que su madre le oiga y haga lo que sea por rescatarle.

Vocea más y más; por fin, su madre oye los gritos que la llaman. Se incorpora y ve las circunstancias de su hijo, y se vuelve a tumbar mientras piensa: ¡con lo fría que está el agua, yo no me meto ni loca! ¡Otra vez ? si es que sale de ésta..... que no se meta tan adentro!

¡Increíble!, pensará quien lea este suceso; ¡no puede ser verdad! ¡Eso no es una madre, es un monstruo! Es tan increíble, efectivamente, que no es verdad. Pero si no es posible que una madre se porte así, menos posible es que grites interiormente a María: ¡Madre mía, ayúdame!, y que Ella pase de ti.

Leyendo éste relato, mientras oraba en "Mayo, mes de María" en el otro foro, me encontré con una "diosidencia", cosa a la cual me he acostumbrado, pero que sin embargo no deja de sorprenderme siempre.

Sucede que ayer meditaba sobre si soy o no, una mala madre. Leo tantos ejemplos de madres abnegadas, madres que se desvelan esperando al hijo que no llega, madres que no duermen ni pueden estar tranquilas si sus hijos salen fuera.... y yo no.

Precisamente ayer me cuestionaba ésto, poniendo los poemas para el Día de la madre en el tema de "Puntadas de mamá". Incluso mi mismo esposo se desvelaba esperando a mi hijo que por andar de novio, llega muchas veces tarde.... y yo no.

¿Soy insensible? me preguntaba. Y hoy me llegó la respuesta en éste relato.

Yo, al igual que la madre del relato, que a primera vista es una mala madre por no acudir presurosa ante los gritos de su hijo, me duermo tranquilamente mientras él llega.

Y siempre he sido así. Recuerdo tantas y tantas veces en que he respondido con tranquilidad ante circunstancias difíciles, lo cual me ha traido algunos problemas con mi esposo.

Recuerdo por ejemplo, una ocasión en que visitando a mi mamá que vivía en una nueva colonia sin servicios, lejana, mi hijo de dos años entonces, cayó en un montón de cal.

Mi mamá lo tomó inmediatamente, le limpió los ojos con su lengua, mientras yo miraba su accionar y calmaba a mi hijo con mi voz. Después le lavó los ojos con agua... mi hijo se calmó. Y nos fuimos a dormir. No podiamos hacer otra cosa: la colonia no contaba con luz, ni agua, ni transporte; mucho menos con servicios médicos.

Al día siguiente, mi mamá volvió a lavarle los ojos con hierbas hervidas en agua. Llegó el momento de regresar a mi casa. Los ojos de mi hijo estaban hinchados aún.

Al llegar, mi esposo me miró como al peor monstruo sobre la tierra, tomó a mi hijo, lo llevó al Hospital infantil de la raza y llegaron casi al amanecer. Por supuesto que estuvo molesto conmigo, sin embargo no me dió tiempo ni siquiera a explicarle y mucho menos a decirle lo que pensaba hacer.... y que hice al día siguiente

A 5 o 6 cuadras de la casa, estaba el Hospital para evitar la ceguera en México, con especialistas. A las tres de la mañana, estábamos formados para pedir una consulta. Revisaron a mi hijo, lo atendieron con medicina, lo diagnosticaron y me dieron cita para una nueva consulta. Así hasta que lo dieron de alta. Todo quedó en un susto.

Me sorprende a mí misma la tranquilidad con que puedo actuar en circunstancias en donde mi esposo se altera. Creo que muchas madres somos así: Actuamos primero y después lloramos, nos desplomamos.

Los hombres, o por lo menos mi esposo, al revés: primero grita y después actua. Ahora ha cambiado, con el paso del tiempo.... o mejor dicho, cuando ya pasamos lo peor, jajajja.

Tal vez sea genético, o simplemente sea que he seguido el ejemplo de mi mamá, que siempre respondía con tranquilidad ante ésas circunstancias, que actuaba, muchas veces bruscamente, pero siempre con efectividad.

En cuestión de mis hijos, sigo el viejo precepto de "Primero actua, luego averigua". Y me ha funcionado, tanto como le funcionó a mi mamá que en paz descanse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores