GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

El camión entre curvas




Esos días en que te tenía

El camión entre curvas
En éste reencuentro contigo, mamá; en éste andar por el baúl de los recuerdos, me vienen a la mente tantos y tantos.
Como aquél mi primer viaje a Acapulco, puerto tan querido que guarda en mi corazón un lugar tan especial.

¿Cómo olvidar la emoción de levantarse de madrugada, después de ayudar a preparar sandwiches, tortas para el camino, después de escuchar los planes para el paseo en excursión, con mi papá como planeador?
Por fin llegó el día. Llegaron poco a poco los vecinos que con maletas, niños, se disponían a visitar el lugar paradisiaco descrito por mi papá; alegres subimos al camión.... y empezó otra aventura.

Entre cantos, pláticas, llanto de chamacos pidiendo de comer. Entre voces de hombres que en la parte de atrás jugaban pocker transcurrieron las primeras horas.

-¿Cuándo llegamos?-preguntó mi hermana.
-Ya mero, ya mero-respondiste tú

Y de pronto.... la confusión. Tú supiste inmediatamente que algo andaba mal, al ver la cara de mi papá por el retrovisor. Alguien comentó que el camión iba muy deprisa; una señora gritó: "báje la velocidad, Señor"; una más empezó a llorar al ver que el camión iba muy deprisa y aparentemente sin control , enmedio de la vieja carretera a Acapulco, aquella de un carril de ida y otro de bajada, con el precipicio a un lado y entre curvas y más curvas.

Una, desesperada abrió una ventana y quiso aventar a sus hijos, para saltar ella después. Otras quisieron seguir su ejemplo, entre gritos de señoras, llanto de chamacos e insultos de hombres.

Y sobre todos ellos se escuchó la voz de mi padre, ésa voz que se imponía cuando era preciso, ésa voz que impidió que las madres se lanzaran, los padres se pelearan.
Sólo tú permaneciste tranquila, sabiendo que tu hijo resolvería la situación, calmaste nuestras inquietudes sin palabras.
Era curioso, entre tanta confusión sólo nosotras permanecimos tranquilas, sentadas; nosotras y mi papá.

Tú por la confianza en él y nosotras porque creiamos que nada malo podía pasar si mi papá manejaba.
Finalmente, después de un breve tiempo que parecieron horas, llegamos a un lugar en donde mi papá arregló la falla mecánica y continuamos nuestro camino.

Atrás quedaron las inquietudes, delante nos esperaban las palmeras, el sol y la playa.


Laura Aguilar Ramírez




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores