GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Quiénes somos para saber lo que otros necesitan?



Aquellos días en que te tenía

Cuando busqué un título con el cual identificar los recuerdos bellos que pase a tu lado, pensé que "Aquellos días en que te tenía" era un buen título, sin embargo no es completamente cierto, porque te sigo teniendo en cada recuerdo, en cada palabra que acude a mí cuando la necesito, en cada consejo y ¿porqué no?
En cada equivocación que cometiste y que yo percibí.
Y por supuesto, que recuerdo las muchas ocasiones en que fallé, las muchas ocasiones en que no hablé, las muchas ocasiones en que cometí errores.

Y es hasta ahora en que percibo el gran sacrificio que hacías, la prontitud con que respondías ante las situaciones, la manera en que te ocupabas de que no nos faltara nada, incluyendo el afecto o la diversión.

¿Recuerdas las veces en que me inducias a juntarme con tal o cual persona, porque era una chica agradable? Me dí la oportunidad de conocerlas, al contrario de otros chicos o chicas que hacen todo lo contrario de lo que sus padres les dicen.
Era tal mi confianza en tí, que lo hacía.

Recuerdo por ejemplo, a Lucy, una chica muy agradable con la cual me contactaste. Puedo imaginar ahora el que buscaras amistades para mí, pues percibías mi soledad.
Pero no es sencillo entablar una relación amistosa si no es de mutuo acuerdo. Su mamá era tu amiga y fué un acuerdo entre ustedes, casi puedo asegurarlo.

Ella era una chica muy agradable, sencilla, alegre que también estaba sola, pero con una soledad distinta a la mía. Ella no conocía la amistad, ella no había tenido como yo amigas, compañeras. Vivía en una gran casona antigua en donde su mamá sirvia y no tenía mucha oportunidad de conocer muchachas con las cuales compartir.

Asi que me convertí en su guía por decirlo así. Curioso, ¿no?
Fuí con ella a excursiones, a actividades grupales, pero era un ambiente tan distinto del mío, era un mundo tan diferente que no pude adaptarme a él.
Ella era muy querida por los patrones de su mamá, pero era frustrante conocer a una persona tan agradable y no poder establecer realmente una relación de amistad. Por una sóla cuestión:
No podía haber reciprocidad en nuestra relación.
Yo tenía una casa a donde invitarla. Ella no.
Yo podía llevarla a mi casa, a mi ambiente, con mis afectos. Ella no.
Su mamá era una mamá ausente la mayor parte del tiempo. Ocupada en sus múltiples funciones, pues era una gran casa que atendían ellas sólas.

Esa chica necesitaba algo que nadie podía brindarle: un lugar propio, un lugar a donde llevar a sus amigos, poder invitarlos a comer, o simplemente a hacer tarea.

Y no podía brindarselo porque no era su casa. Era la casa de sus patrones y no podía meter en ella a nadie.

Qué difícil debió ser para ella!
Confieso que muchas veces pasé por ésa casa, imaginándola consumirse en ella. No era libre de salir a cualquier hora, no era libre de tener actividades normales.
Todas sus actividades estaban regidas por su patrona.

Era a ella a quien su mamá debía avisar a donde y con quien iba y si ella estaba de acuerdo podía ir.
Fuí por un tiempo, su válvula de escape. Un breve tiempo pues yo a mi vez necesitaba también una amistad pero distinta, una amistad libre.
A los 13 años no era muy madura que digamos.

¿Porqué muchas personas creemos saber lo que los otros necesitan?
¿Porqué creemos que sólo nosotros sabemos quienes son buenos para los otros?
¿Quienes somos para juzgar quienes merecen nuestra amistad o no y mucho menos, las amistades de los otros abusando de que tienen cierta autoridad sobre los demás?

Esta chica era una chica extraordinaria, pero sólo podía convivir con personas elegidas por ellas.

Ya sabes, por aquello de que no fuera a llevar a su casa a malvivientes, como si sólo de ésa manera pudiera entrar alguien a robar a cualquier casa.

La soberbia, el orgullo son terribles mamá Hacen pensar a las gentes que poseen a las personas como poseen una casa.
Y muchas veces en nombre de Dios, que es peor.

Si... Lucy ha llegado a mis recuerdos en éstos momentos. Al igual que ella, buscaba la amistad en sitios donde no la había.

Resultado de imagen para gifs de barras y separadores
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores